Dolor al colocar un catéter venoso periférico y al extraer una gasometría arterial.

Como estudiante pasé parte de mis prácticas en el servicio de urgencias del H. Universitario de Basurto y actualmente desarrollo mi labor asistencial en el servicio de respiratoriodel mismo hospital.

Por lo general, colocar un catéter venoso periférico no supone mucho dolor para el paciente. Cuando ves esos cañones donde entra cualquier catéter empiezas a salivar y aparece tu vena vampira (el porno enfermero compañeras, deformación profesional). Sin embargo, extraer una gasometría arterial… por muy claro que notes el pulso te encomiendas a Nightingale con todas tus fuerzas. Los pacientes si suelen referir mayor dolor al realizar esta técnica (en los protocolos aparece la necesidad de anestesiar la zona previa a su realización). 

Sin embargo, ¿Qué duele más realmente? Veámoslo.

Hoy os traigo solamente un artículo pero que me parece importante como primer acercamiento al tema ya que está realizado por enfermeras, está bien planteado y es reciente¹. 

En él se evaluaron 780 canalizaciones venosas y 101 gasometrías realizadas en 820 pacientes de entre 18 y 85 años (456 hombres, un 51,8%; y 425 mujeres, un 48,2%). Para cuantificar el dolor, por su parte, se aplicó el Numeric Pain Rating Scale (NRS-11) que otorga un valor entre el 0 y el 10 al dolor autopercibido (0 es la ausencia de dolor, 10 el más fuerte imaginable). Es importante comentar que dolores superiores a la escala 3 no deberían ser aceptados.

Los resultados del estudio fueron los siguientes:

  1. La canalización de venas periféricas obtuvo una puntuación media de 2,8 en la escala NRS-11 y se catalogó como un dolor leve-moderado.
  2. Las gasometrías fueron percibidas como más dolorosas y se obtuvo una puntuación media de 3,6 en la escala NRS-11 y se catalogó como dolor moderado.
  3. El nivel de dolor iatrogénico se asoció a la dificultad técnica media o alta del procedimiento, a la elección de la arteria humeral en lugar de la radial en las gasometrías y se correlacionó con el dolor basal en las venopunciones.
  4. El nivel de dolor en función de otras variables como el sexo, la procedencia o el calibre de la aguja no presentó diferencias estadísticamente significativas.

Está claro que en la medida que podamos, aliviamos ese dolor percibido mediante los recursos de los que dispongamos.

¿Cuál es vuestra experiencia? ¿Coincide con los resultados del estudio? Espero vuestros comentarios.

Be Curious!

REFERENCIAS:

1.- Ballesteros-Peña S, Vallejo-De la Hoz G, Fernández-Aedo I, en representación del grupo de trabajo DIASURE. Dolor asociado a las técnicas de inserción de catéteres venosos y extracción de sangre arterial en el área de urgencias.  Enfermería Clínica. 2017. Disponible en: http://www.elsevier.es/es-revista-enfermeria-clinica-35-articulo-dolor-asociado-las-tecnicas-insercion-S1130862117301900

Ir a la fuente
Publicado en UN ENFERMERO CURIOSO
Author: Oscar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR