Hidratación en personas mayores

Las personas mayores y los niños presentan mayor riesgo de deshidratación.

La deshidratación se relaciona con infecciones, alteraciones en las funciones cognitivas (nivel de conciencia) y en la movilidad. En casos graves puede llevar a la muerte.

La capacidad de detectar la sed se pierde con la edad y es por eso que no siempre se debe esperar a tener sed para beber líquidos. En especial en personas encamadas o con limitaciones de la movilidad.

También, debido a la edad y a la atrofia de las papilas gustativas, existe una menor apetencia a beber líquidos. El agua de mineralización muy débil le confiere a la misma un sabor suave y agradable, eso hará que beban más.

Las personas mayores también tienen una mayor probabilidad de padecer estreñimiento, por la disminución de los movimientos intestinales y el sedentarismo. Por lo que aumentar la ingesta de agua es necesario para evitar el estreñimiento.

La recomendación es beber unos 6-8 vasos de agua al día. Un buen momento para beber agua es hacerlo coincidir en la toma de los medicamentos.

Un método para mantener el control de lo que se bebe es anotarlo en una tabla o en una libreta.

Infografía con consejos para beber más (pincha en la imagen):

SLA_JH_INFOGRAFIA_Deshidratacion_19022018_002

Decálogo de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria:

1. Ingerir líquidos en cada comida y entre las mismas.

2. Elegir el agua preferentemente al resto de bebidas, y a ser posible agua con un adecuado contenido en sales minerales.

3. Aumentar el consumo de frutas, verduras y ensaladas.

4. No esperar a tener sensación de sed para beber. Disponer de agua u otro líquido a mano.

5. Mantener las bebidas a temperatura moderada, pues si están muy frías o muy calientes se suele beber menos.

6. Niños y ancianos son colectivos que presentan mayor riesgo de deshidratación.

7. Elegir las bebidas de acuerdo con el nivel de actividad física, necesidades de salud y estilo de vida.

8. Aumentar la ingesta de líquidos en ambientes calurosos y antes, durante y después del ejercicio.

9. Si está vigilando la ingesta calórica o el peso, consuma siempre agua y bebidas bajas en calorías.

10. Diez raciones de líquidos al día es una buena referencia para una correcta hidratación. (1 ración = 200 a 250 ml)

Evidence Best Practice de Murcia Salud (pdf)

Sociedad Española de Nutrición Comunitaria. Guía de Hidratación Saludable

Guía de buena práctica clínica en Geriatría. Hidratación Salud. Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (pdf)

Ir a la fuente
Publicado en El Blog de Rosa
Author: Rosa

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR