Las Enfermeras deberíamos comprometernos con la protección y transferencia del conocimiento enfermero #InvestigacionEnfermera

El conocimiento es el principal legado que las Enfermeras dejamos la Humanidad, así se vio en el Foro I+E celebrado en Granada por la fundación INDEX y que da título a este post que se ha venido gestando con un tuit María Espejo, un artículo de Azucena Santillán y varios tuits del gran Manuel Amezcua, que ha inspirado el título de este post, más que necesario y de obligado compromiso por parte de las enfermeras de este país o de cualquier parte del mundo.

Todo comenzó el 21 de marzo cuando nuestra compañera @NursePizco alertaba de que en la bolsa del SAS se habían paralizado la validación de trabajos científicos debido al elevado volumen de trabajos presentados por algunos aspirantes (100/al año??) y tras mencionar a varios profesionales en el tuit se desató una conversación tuitera de lo más interesante, cuanto menos alarmante ante tan cantidad de “churritrabajos” presentados por profesionales enfermeros, lo que da que pensar y valorar en su calidad científica y aquí es cuando todos deberíamos actuar en consecuencia.

“Todos deberíamos comprometernos con la protección del conocimiento enfermero: es el legado que dejamos a la humanidad”

Fuente: Tuit de @ciberindex

Para mejorar esta situación, un grupo de enfermeras clínicas, académicas, gestoras, investigadoras y editoras se reunieron en la ciudad de Granada (España) el 16 de noviembre de 2012 en el Foro I+E (Foro Internacional sobre Investigación y Educación Superior en Enfermería). Del mismo derivó la Declaración de Granada sobre el Conocimiento Enfermero (DEGRA), que recoge recomendaciones que invitan a suscribir desde un plano personal e institucional.

Tras este tuit de María, una de las enfermeras referentes en nuestro país en investigación, Azucena Santillán, publicó un artículo en el Diario Médico titulado “Los churris” que os invito a leer y del que extraigo el siguiente párrafo:

“En esta ocasión se pone el foco en la producción masiva que se está detectando en todo el territorio español, en cuanto a la presentación de trabajos en eventos científicos. Póster como churros, comunicaciones a patadas… Churriposters y churritrabajos. Esto señores en muy preocupante y muy triste. La necesidad de obtener puntos para obtener un contrato de trabajo está derivando en la ya prostituida formación continuada a peso, y ahora es la investigación la que se está prostituyendo. Si proliferan eventos científicos online, accesibles económicamente, y que permiten coautorías multitudinarias para trabajos sin demasiado interés científico (incluso se permiten trabajos no inéditos), la gente lógicamente va a utilizar esta vía para conseguir sus puntos. Pero además se esta fomentando una cultura de falta de respeto a las mínimas normas éticas de la divulgación (plagios, redundancias, duplicidades, autorías sospechosas) y de nula conciencia de necesidad de la investigación de calidad. Si cualquier cosa cuela, si a cualquier cosa llamamos “investigación” se está atentando directamente contra la integridad de esta actividad tan importante y necesaria.”

A este estupendo artículo de Azucena, del que subscribo cada palabra, conviene añadir otro concepto que viene al hilo de este tema compartido por @enerevenfermera en este tuit, con mención a un artículo de Manuel Amezcua titulado “Papirolatría: cuando el papel vale más que el talento”

“¿Qué modelo de progreso estamos construyendo cuando se puede evaluar a una persona sin mirarle a la cara, sin leer lo que publica, o sin determinar la repercusión social de lo que hace? Muy sencillo, se trata de un modelo burocrático y burocratizante basado en los intermediarios. Se incentiva la producción de papeleo, no de conocimiento. Y terminamos consumiendo mucho más papel del que podemos digerir. Un efecto que hoy llamaré por vez primera papirolatría, o sea, la adoración excesiva y vehemente a los papeles. Lo ilustramos con algunos ejemplos, son casos reales de enfermeras muy jóvenes al año de su graduación. Los datos proceden del curriculum que presentaron para optar al programa Minerva de Jóvenes Investigadores de la Fundación Index en su última edición.”

( Acceder al texto completo en PDF aquí)

Después de estos artículos derivados del conocimiento enfermero de estos profesionales expertos y referentes en el tema, poco más me queda que añadir, más bien, exigir un compromiso ético y profesional por parte de todas las enfermeras en los procesos de investigación, orientándolos a satisfacer las necesidades reales de la ciudadanía. Divulgar este conocimiento en soportes válidos accesibles a todas las enfermeras, colaborar, ser responsables y coherentes con su práctica, teniendo siempre en mente que están contribuyendo al legado de conocimiento enfermero.

Ni que decir tiene que el compromiso debe venir de todas las partes implicadas: instituciones de salud, educativas, sociedades científicas, congresos, universidades, instituciones educativas, agencias evaluadoras, editores y todos los responsables al respecto.

Este mercadeo, los churris y la picaresca debe terminar por parte de todos, apostar por la calidad en lugar de la cantidad debe ser premisa ética y profesional  por parte de todas las enfermeras, sino seguiremos arrastrando lacras y losas entorno a nuestro conocimiento enfermero, nublando la labor y tantas y tantos profesionales implicados, comprometidos y que hasta ahora se han encargado de continuar con el legado Enfermero de nuestra profesión.

“Comprometámonos con el conocimiento y la investigación enfermera, apostando por la calidad y el impacto social. Es el Conocimiento de la Humanidad, es el legado Enfermero”

 

Ir a la fuente
Publicado en Blog de Teresa Perez
Author: duedevocacion

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR